Pàgines

lunes, 9 de agosto de 2021

EL GRUP FILATÈLIC I NUMISMÀTIC DE CIUTADELLA – CERCLE ARTÍSTIC ... COMUNICA:

 


Que en Assemblea General ordinaria celebrada el 31 de juliol de 2021 és va aprobar par unanimitat dels assistents, la renovació de la Junta Directiva, quedant formada pels següents membres:

                                         President: André Cousin Lebriez

 

-          Vicepresidenta: Catalina Jover Fernández

-           

-          Secretari: Paulí Amorós Fedelich

 

-          Tresorer: Martí Coll Marqués.

 

-          Vocal de Biblioteca i arxiu: Baltazar Lliñà Mercadal

 

-          Vocals: José Mª Pons Serra  -

 

 Joan Pons Huguet  -

 

  Ana Mª Fernández Garcia  - 

 

 Joan Miquel Taltavull Garcia  - 

 

 Dalmau Gener Pons.

 

Tots els presents van agrair la tasca feta per la senyora Catí Jover al capdavant del Grup Filatèlic, que va presidir durant els darrers 15 anys, destacant la feina ben feta, el tracte sempre amable i la seva manera de fer feina en equip.

Per terminar l’Assemblea els assistents van celebrar un dinar de germanor.

Moltes Felicitats i sort als nous Càrrecs i moltes gràcies per la labor desenvolupada i que queda per desenvolupar als altres.

domingo, 4 de julio de 2021

LA PRENSA DE MENORCA PREOCUPADA POR EL REVERSO DE LOS SELLOS

 Por José Ivars Ivars / Divulgador e Investigador Filatélico


La invención del sello como pago previo en el envío de la correspondencia allá por el año 1840 en Inglaterra, y posteriormente en todo el mundo, no solo cambió el concepto que se tenía por entonces de remitir una carta por el correo donde lo habitual era que abonase quién la recibiera, y la tarifa aplicada sería en función de la distancia recorrida y el peso del envío, sino que además la gente de la época tuvo que habituarse a utilizar un nuevo “objeto” que no era de lo más cotidiano: el sello postal.

No fue poca la prensa de la época que desde que apareciese el primer sello en España en 1850, se ocupó de dar cumplida información al respecto de su uso y características, para con ello ir habituando a la ciudadanía en su uso, que si bien no fue obligatorio en los primeros años para el envío de cartas y documentos por correos, si lo sería ya a partir del 1 de julio de 1856.

Pero no solo se preocupó la prensa de que se supiera qué hacer con un sello frente a donde colocarlo en una carta (pliego), de las tarifas que iban modificándose casi año tras año, etc., sino que algunos periódicos de la época le dieron la vuelta al sello y buscaron que había en esa cola o pegamento que hacía que con humedecerlos con saliva se adhirieran casi por obra de magia al sobre, sin desprenderse en todo el trayecto.

 Recorte de prensa de fecha 14.08.1875 de EL BIEN PÚBLICO. Archivo Ifac Filatélico

Así tenemos, y por poner un ejemplo de los muchos que las hemerotecas nos ofrecen, que el rotativo mahonés El Bien Público (1873-1939), en su edición de fecha 14 de agosto de 1875 (página 4), inserta un interesante artículo en el que advierte al lector del peligro que encierra la goma en el reverso de los sellos.

Concretamente hace referencia a “…los nuevos sellos de correo que con el busto del rey don Alfonso XII acaban de emitirse en primero de agosto de 1875…”, primeros sellos del reinado de Alfonso XIII (Edifil 162-171), y que según el artículo además de llevar una numeración de posición del sello dentro del pliego  de 100 sellos en el reverso para evitar su falsificación, su reverso puede ser peligroso para la salud.

Los sellos en cuestión se realizaron en un papel azulado que al parecer la mezcla de este tinte con el mucilago producido por la goma al humedecerla, producía (tal vez sigue produciéndolo 146 años después) “…un germen de un tóxico…”. Es de imaginar que la noticia, que como bien indica el rotativo mahonés fue publicada en diferentes medios escritos, causase cierta preocupación entre los usuarios del correo. Aunque al menos no ha trascendido que por usar estos sellos, nadie resultará perjudicado de salud. Lo que si hace el periódico es aconsejar no humedecer los sellos con la lengua, algo que hoy en día parece que ya asimilado también y más tras la situación COVID-19 que estamos viviendo.

Y para matizar esta antihigiénica práctica a la hora de pegar los sellos en las cartas, el periódico hace referencia al Dr. Thebussem y su trabajo sobre “Los Pegamentos en los Timbres”, dando algunos consejos que el propio gaditano ya menciona, y donde uno de ellos aconseja “…que lo más higiénico es mojar el dedo en agua (…) y de esta forma humedecer la parte que se vaya a adherir del timbre…”.

Para ilustrar aun mejor el artículo, se citan varios ejemplos sobre el reverso de los sellos y las gomas o pegamentos utilizados por entonces, algunas de las cuales han causado ciertos problemas de salud entre los usuarios. Así tenemos el caso de Suecia que a con sus primeros sellos decidió añadir acíbar (sustancia muy amarga) a la goma en los sellos, para que su mal sabor hiciera imposible el uso de la lengua para humedecer los sellos.

Alemania. Tiempo de postguerra. Niños dispuestos, por 5 Pfgenning, a mojar los sellos obtenidos de la máquina.

O por el contario, el hecho de que en Dinamarca lo que se añadiera a la goma fuese “azúcar candi” que daba un mejor sabor a la goma, lo que hacía que muchos niños se comieran los sellos como golosinas. ¡No hay mal que por bien no venga!

Existen otros casos no citados en el periódico que nos hacen entender lo preocupante del tema. Se conoce un caso en Gran Bretaña, donde en 1872 en la ciudad de Nottingham un buen doctor recibe una consulta médica por vía postal, donde el supuesto paciente le incluye dos sellos para que su respuesta no le costase al doctor penique alguno. Pero resultó que los sellos, llevaban cierta sustancia en su reverso que al humedecerlo con la lengua le produjo cierto malestar. El sello no usado, fue puesto a disposición de la policía británica que determinó un posible intento de asesinato contra el doctor.

Como vemos, hasta el reverso de los sellos hace que esta ciencia llamada filatelia, sea un pozo sin fondo de curiosidades que la prensa de la época se ocupó de ir contándonos para deleite de los que hoy gustamos de mirar las hemerotecas.

sábado, 8 de mayo de 2021

COMUNICADO DEL GRUPO FILATÉLICO Y NUMISMÁTICO DEL ATENEO MAHÓN EN MENORCA. SE REANUDAN LAS REUNIONES SEMANALES DEL GRUPO CON NUEVO DÍA DE LA SEMANA Y HORARIO


El Grupo Filatélico y Numismático del Ateneo Mahón en Menorca quiere aprovechar desde este Blog de la Federación Balear de Sociedades Filatélicas FEBASOFI, para comunicar a todos sus socios, simpatizantes y público en general que el próximo viernes día 14 de mayo y de 19,00 horas a 21,00 horas, se reanudarán las reuniones semanales de este Grupo.

Atención al nuevo día y horario ya que cambia con respecto a tiempos pasados, a partir de ahora y hasta nueva orden, estas serán todos los viernes en horario vespertino de 19,00 horas a 21,00 horas en lugar de los domingos por la mañana.



Sin duda una gran noticia y esperemos que todo vuelva poco a poco en esta nueva normalidad.

Felicidades Grupo Filatélico y Numismático del Ateneo Mahón.

sábado, 17 de abril de 2021

EL PRIMER SELLO DE ESPAÑA Y SU USO EN BALEARES

Por José Ivars Ivars

 

 Primer sello de España (1850)

Se suele decir que las leyes están para cumplirse, y cabe que esto sea extensible también para Decretos y similares. Aunque la realidad y la historia nos han demostrado en filatelia, que no es así. El uso del sello como medio de franqueo de la correspondencia en España, se estableció por Real Decreto de fecha 24 de octubre de 1849 (Gaceta de Madrid de 31.10.1849), y el posterior de fecha 1 de diciembre de 1849 anunciaba la fecha del 1 de enero de 1850 a partir de la cual, y según las instrucciones presentadas, “…quedaba abolido el actual método de franquear y certificar las cartas…”, añadiendo estas instrucciones que “…el que desde dicho día quiera franquear ó certificar una carta deberá hacerlo por medio de sellos…”.

Carta circulada de Palma de Mallorca a Madrid, con fechador Baeza poco nítido y Matasellos tipo “Araña”

El ilustre filatelista D. José Mª Sempere en uno de sus muchos artículos que versan sobre los orígenes filatélicos en España (1), al hablar del primer sello en España, hace hincapié en la diferencia que existe entre el primer día de la emisión y el primer día de venta. Pueden ó no coincidir, y más cuando los “Decretos” cabe que no se llegasen a cumplir. Sempere matiza muy acertadamente que la fecha de emisión es “…la fecha en que se acepta la validez del sello para franquear la correspondencia…”, y no siempre coincide con el de primer día de venta de los sellos, que en el caso de España los primeros se pusieron en venta días antes del 1 de enero de 1850.

    Diario El Constitucional (16.01.1850) con el artículo que afirma haberse vendido y dado curso al primer sello de España, antes de la fecha determinada (01.01.1850)

¡Y la prensa se hizo eco de esto mismo! En este mismo artículo firmado por Sempere, da a conocer que el “Diario Constitucional” de Palma de Mallorca (2), sobre una noticia publicada en Madrid los días 30 y 31 de diciembre, publica lo siguiente:

«Parece que ha sido bien recibida del público la disposición del franqueo previo de las cartas; la venta de sellos ha sido considerable en estos dos días y aunque la curiosidad haya entrado por mucho para aumentar el consumo, siempre es buena señal lo ocurrido.

Hemos oído decir que a pesar de que se anunció que sólo se daría curso a la correspondencia franqueada de ese modo desde el día primero de enero del presente año, el día 31 fueron tantas las cartas que entraron por el buzón con los sellos, que el señor director de Correos mandó que se remitieran a sus destinos, a pesar de lo dispuesto, por no causar perjuicio a los interesados

 

¿Se vendieron los primeros sellos españoles, antes en Baleares que en otros lugares de España? No exactamente. Días antes de aquel 1 de enero de 1850, también varios estancos de Madrid y Barcelona, pusieron a la venta aquellos primeros sellos que la ciudadanía debía usar en sus cartas (3), pero no hemos podido constatar que en otras ciudades españolas, sucediese lo que describe la prensa balear, de que la novedad en el uso del sello como franqueo previo en la correspondencia, tuviese tanto impacto como para que en Palma de Mallorca se empezasen a usar incluso antes de lo establecido por Real Decreto. Toca pues revisar las colecciones de Historia Postal Balear, en busca de esas cartas que, según la prensa, fueron mataselladas días antes de lo decretado por ley.

¿Picaresca tal vez? Sempere ante este uso anticipado en la venta/compra de los primeros sellos de España, da a entender que no solo los usuarios del correo fueron los potenciales compradores. Cabe que, puesto que la filatelia ya estaba empezando a tener presencia en algunos países europeos, fuese algún filatelista español quien corrió raudo a adquirir los primeros de España, incluso con fecha anterior a lo dispuesto por la ley, y aunque se supone solo podría tenerlos nuevos (sin circular) puesto que no se podrían matasellar hasta el 1 de enero, la realidad nos demuestra que, al menos en Palma de Mallorca, eso no se cumplió. Como matiza Sempere, en España “…las leyes están para infringirlas…”.

Periódico El Genio de la Libertad (29.12.1849), anunciando la puesta a la venta 
de los sellos a partir del día 30 de diciembre de 1849

La implantación del sello postal como método de franqueo de la correspondencia, como algo nuevo que se presentaba en sociedad, tuvo sus partidarios y sus detractores, ó más bien genero muchas dudas y preguntas, y esa sensación de no saber si el sistema funcionará a pesar de haberse establecido en Inglaterra 10 años antes y en otros lugares de Europa años después de Inglaterra, la prensa balear se hizo eco de aquellas dudas. Así tenemos que El Genio de la Libertad (Palma de Mallorca) de fecha 31 de diciembre de 1849 (Pág. 3), inserta un corto artículo sin firma, en el que se plantean cuestiones como el hecho de que para conocer el peso de la carta y el sello que le corresponde, mucha gente deberá ir a preguntar a la oficina de correos, lo que supone la necesidad de más personal atendiendo al público. El que escribió aquellas líneas, vio en el sello más perjuicios que beneficios.

1.   Detalle de las cifras de sellos vendidos en España en los primeros 5 meses (El Genio de la Libertad. 26.07.1850)

El sello y su uso,  dio pie a mucha publicación. Era algo novedoso y como tal había que informar debidamente a la población. Algunos rotativos de baleares, publicaron tanto el Real Decreto  de fecha  24 de octubre de 1849,  así como  el de fecha 1 de diciembre con las instrucciones pertinentes, y con ello la población estaba más que informada  al respecto.  Y el  sello  al final se aceptó como tal,  e  incluso algún que otro  rotativo  anunciaba  a  bombo y platillo  el  “éxito”  de su  uso  (El  Genio de  la Libertad de fecha 26.07.1850),  aunque anunciando que a ese ritmo de aceptación, al año siguiente  ya sería  obligatorio (4),  algo que no pasaría  hasta pasados unos años,  concretamente  la  obligatoriedad  de  usar  el  sello  como  pago  previo   en España  y  Posesiones de Ultramar  se  estableció  por  el  Real  Decreto  de  fecha 05.02.1856, y se estableció a partir del 1 de julio de 1856 (5).


Notas:

1.   “La Filatelia Española en sus Orígenes”. José Mª Sempere. Revista de Filatelia. Enero 2010.

2.   Diario Constitucional de fecha 16 de enero de 1850 (Palma de Mallorca).

3.   Noticia publicado en varios periódicos de Madrid y Barcelona: El Clamor Público (30.12.1849), La Época (30.12.1849), Diario de Barcelona (30.12.1849).

4.   El uso de franqueo previo en la correspondencia, no fue obligatorio hasta 1856. Los primeros años era voluntario.

5.   http://ifacfilatelico.blogspot.com/2018/04/el-uso-voluntario-en-el-primer-sello-de.html

martes, 30 de marzo de 2021

LA FILATELIA BALEAR ALLÁ POR 1893

 Por José Ivars Ivars / Divulgador e Investigador Filatélico

 

Desde que la Filatelia existe…la Filatelia es noticia. Es más que evidente que si la aparición del sello postal como pago previo en el envío de la correspondencia fue una novedad que revolucionó y cambió la sociedad en la 2ª mitad del Siglo XIX, el hecho de que el sello diese lugar a un nuevo coleccionismo, también resulto de alguna forma “revolucionario”. Y hasta la prensa comenzó a hablar de ello.

Buscar el origen de las cosas, sobre todo cuando no lo has vivido en primera persona, es algo innato del ser humano. Nunca se está en la certeza total de estar ante el primer indicio o la primera noticia que habla de algo que de una u otra forma nos interesa. Indagar en los inicios de la filatelia en Baleares, está siendo una tarea muy gratificante, y que nos va dando esas pinceladas de cómo debieron ser los inicios de este coleccionismo entre la gente de Mallorca o Menorca.

Mucho se ha escrito sobre orígenes de la filatelia y a nadie le cabe la menor duda ya de que, tanto el invento del sello postal como la de ser los primeros que vieron el sello como algo coleccionable, fueron los ingleses. Al respecto de esto último hay que decir que la aureola de ser el primer coleccionista de sellos en el mundo se la lleva el inglés Dr. J. Edward Gray, e incluso fue en Londres donde se constituyó la 1ª Sociedad Filatélica del mundo, The Philatelic Society London. Y esto acontecía el 10 de abril de 1869.

Trasladando todo esto a la filatelia española, conocemos que las primeras “entidades” filatélicas que aglutinaron bajo una misma denominación a aquellos pioneros filatelistas las encontramos en, (1) Las Palmas (1879), Tenerife (1882), Barcelona 1888, Sevilla (1895), Málaga (1895), Palma de Mallorca (1897), Mahón (1897), por citar algunas de las que se constituyeron antes del Siglo XX.

De las últimas mencionadas, Palma y Mahón, hemos hablado recientemente (2), pero hoy toca añadir una fecha más a la cronología filatélica balear. Según el periódico mahonés “El Bien Público” de fecha 5 de julio de 1893, 4 años antes de que se constituyesen las sociedades filatélica de Palma y Mahón, lleva en su interior una pequeña crónica que anuncia lo siguiente (sic): “…Es cada día mayor la importancia artística que se da a las colecciones de sellos; en Palma trátese de fundar una sociedad, centro ó bolsa filatélica…”.

Por lo leído, la afición filatélica en Baleares ya viene de antes, y en 1893 ya se estaban planteando, sin saber bien que, agrupar ese coleccionismo de sellos que se practicaba entre la sociedad de la época.

Un servidor considera que puede que incluso el director de ese mismo periódico o quién trascribía esas noticias filatélicas, debió ser, sin duda coleccionista. El comentario que precede a esas líneas en la que asegura que la juventud difícilmente podrá “…dedicar sus ocios a distracción más útil…”, solo se le puede ocurrir a quién ve la filatelia como, no solamente un pasatiempo, sino una ciencia dotada de cultura general.

A través de las hemerotecas, van surgiendo nuevos datos, nuevas fechas que aunque nos hacen reescribir la historia filatélica que conocíamos, nos desvelan como fueron aquellos inicios que nos hacen hoy entender mejor a nuestros antepasados filatélicos, aquellos que con gran visión construyeron los cimientos de una filatelia que hoy podemos disfrutar.

Notas:

1.    Datos obtenidos de varias publicaciones filatélicas.

2.    http://col-lecciomania.blogspot.com/2021/02/mao-y-las-primeras-noticias-filatelicas.html

http://col-lecciomania.blogspot.com/2021/03/los-inicios-de-la-sociedad-filatelica.html

lunes, 22 de marzo de 2021

EN CIRCULACIÓN LA HOJITA BLOQUE CON MOTIVO "GASTRONOMÍA. D. O. PROTEGIDAS ILLES BALEARS"

Tal como se adelantaba en noticia anterior (donde se pueden ver sus características), desde hoy está a la venta para su uso y circulación la hojita bloque con motivo «Gastronomía. D.O. Protegidas Illes Balears.- 2021. Queso Mahón Menorca y Oliva de Mallorca».



Por ello Correos ha dispuesto de un matasellos de primer día en Palma de Mallorca y otro en Mahón para destacar el hecho y a disposición de todos los coleccionistas y/o interesados.




jueves, 18 de marzo de 2021

LOS INICIOS DE LA SOCIEDAD FILATÉLICA BALEAR (según la prensa de la época)

Buscar el origen de las cosas es siempre una tarea inquietante pero a la vez enriquecedora. Pero no siempre se obtienen los resultados deseados. De aquella pionera “Sociedad Filatélica Balear” que los manuales de filatelia dan como año de inicio el 1897, poco se sabe o se conoce, aunque la información sin duda alguna está en algún archivo o biblioteca. Falta el tiempo y los medios necesarios para dar con esa información que nos revele el pasado de aquellos filatelistas que pusieron la “primera piedra” de lo que hoy es un conjunto de filatelistas que en Mallorca, Menorca e Ibiza, viven la filatelia de una forma muy especial.

Pero en ocasiones, la prensa (de la época) nos ayuda, en la medida que unos pequeños artículos o notas lo puedan hacer, en conocer más sobre esos orígenes que buscamos. Y de ahí la necesaria matización en el anunciado de este artículo. Ojeando algunos diarios y periódicos que a finales del Siglo XIX se editaban en Baleares, encontramos que afición al coleccionismo de sellos en las islas la hubo. Y no debió de ser poca. Por aquel entonces la filatelia en España vivía lo que podríamos llamar un “boom”, que entremezclaba la curiosidad de lo novedoso, y lo enriquecedor y cultural que resultaba ese nuevo pasatiempos que había surgido solo unas décadas antes. 

    

                                                        Diario Católico-Polular EL ANCORA

Diarios como El Heraldo de Baleares, ya tenía en 1895 una sección dedicado a la Filatélia, en la que iba dando noticias de las emisiones de sellos que en todo el mundo surgían, a la vez que daba cuenta de actividades y exposiciones que se iban organizando en aquellos países en los que la filatelia ya se iba consolidando. Incluso, este mismo diario, insertó durante unos meses de 1896, un anuncio en primera página donde se ofertaban “Sellos para colección”, que se podrían adquirir en algún salón que tenía el propio periódico. Además se ofrecía la posibilidad de encargar tanto catálogos, álbumes y suscripciones para revistas filatélicas editadas en aquellos años. Sin duda alguna el Director del periódico debió de ser uno de aquellos pioneros filatelistas mallorquines.


                                                               Palma, 9 de julio de 1896

Y todo esto, años antes de que oficialmente se constituyese la Primera Sociedad Filatélica en Baleares, de la que no dispongo de fecha fehaciente de su constitución, pero de la que si nos vuelve a hablar la prensa de entonces. Así las hemerotecas nos hablan de un anuncio que se publicó en varios periódicos entre el 5 y 7 de agosto de 1896, donde se hace constar que “…D. Pedro Alcántara Borrás ha presentado a este Gobierno Civil el Reglamento para una sociedad filatélica en Palma…” (Diario El Ancora 06.08.1896, entre otros). Si esto se publicó en 1896 y damos por hecho que fueron aprobados de inmediato, tal vez toque reescribir la historia filatélica balear y adelantar en 1 año su fecha de constitución. Además, el Boletín de la Sociedad Arqueológica Luliana de febrero de 1898, en su interior publica una especie de Catálogo de, y cito textualmente, “…de les obres qu´han entrat a la Biblioteca d´aquesta Societat durant l´any 1897…”, en la cual se menciona que se incorporan a la misma entregads por D. Benet Pons, los Estatutos de la Sociedad Filatélica Balear (1896) y el Reglamento de la Sociedad Filatélica Balear (1896). Es decir que no solo esta pionera sociedad filatélica disponía ya en 1896 de sus Estatutos aceptados y autorizados por el Gobierno Civil de Baleares, sino que también contaba con un Reglamento propio para uso y cumplimiento de sus asociados. 

                                             

                                                    Estatutos de la Sociedad Filatélica Balear

Y yo me pregunto, ¿Si se disponía de un Reglamento sería porque ya estaban funcionando como Sociedad Filatélica en 1896? La respuesta es casi evidente, pero tocará indagar más al respecto para que la Filatelia Balear pueda conocer con exactitud sus orígenes. 

Esto eso solo un pequeño granito de arena para seguir tirando del hilo, porque en Filatelia es evidente que todavía no está todo escrito.

                         Por José Ivars Ivars

       Divulgador e Investigador Filatélico

miércoles, 10 de marzo de 2021

LOS SELLOS DE CORREO… ¡ESE PELIGROSO INVENTO!

 

Por José Ivars Ivars /Divulgador e Investigador Filatélico

 

 

A finales del Siglo XIX y principios del XX, aquello de ser filatelista debió ser una tarea no exenta de peligros. Incluso el mero hecho de usar los sellos para el franqueo y llevárselos a la lengua, humedecerlos y ponerlos en la carta para que pudiera circular franca, según noticias de la época, resultaba cuanto menos un riesgo para la salud de uno mismo.

 


Recientemente he podido ojear el periódico balear, “El Vigía Católico”  fechado en Ciudadela (Menorca) el 14 de julio de 1900, donde en su primera plana y sin firma alguna, se inserta un artículo bajo el titulo “Varias Cosas”, en las que el periodista parece informar de noticias del mundo en aquella época.

Entre estas noticias que comenta, aparece una muy curiosa, en la que no se sabe bien cuál parece la finalidad del mismo, pero me decanto por pensar que o bien no veían con buenos ojos a la reciente “manía” por coleccionar sellos o veían indecoroso el hecho de que para pegar sellos a las cartas, la goma se humedeciese con la lengua.

Seguramente quién leyese aquel diario con una línea eclesiástica claramente visible, tuviese sus dudas al respecto de lo publicado. La crónica empieza fuerte: “…otro vehículo de la tuberculosis son los sellos de correos…” ¡Con la iglesia hemos topado! Al parecer por aquel entonces se comentaba a modo popular (porque científicamente no creo que fuese), que la goma que se empleaba para fijar los sellos en las cartas, no eran del todo saludables. La crónica añade que “…humedecer los sellos con la lengua ocasiona (….) trastornos pulmonares…”.

Y nos aporta una, sin lugar a dudas, curiosa información de la que no sabemos si es verídica o simplemente una “Bola Papal”, a cerca de la filatelia. Parece ser que en 1900 (o finales del XIX) entre los filatelistas, se habían dado casos de “Tisis”, y por lo que se lee, un tal Busguet (del que no hemos podido constatar ni quién fue ni a que se dedicó), realizó ciertos experimentos de laboratorio consistentes en inyectar a conejos, el liquido procedente de haber puesto en remojo con agua destilada algunos sellos de correos. ¡El resultado da miedo! Como para pensarse muy bien, ser filatelista en aquellos años. Los conejos al poco tiempo de ser inoculados con la goma, empezaron a mostrar síntomas de tuberculosis, con el desastroso final de fallecer a los pocos días.

Si tras esta noticia, la filatelia balear no sucumbió en el intento y prosiguió haciendo lo que más les agradaba y les hacía disfrutar, hasta nuestros días, es para que a la Filatelia se le considere como más que una ciencia.


Para saber algo más sobre “El Reverso de los sellos”, puedes leer el artículo: https://ifacfilatelico.blogspot.com/2021/03/curiosidades-en-torno-al-reverso-de-los.html

lunes, 8 de marzo de 2021

8 DE MARÇ: DIA INTERNACIONAL DE LA DONA. La futura primera astronauta DONA sobre la Lluna

 

Durant dècades la NASA anunciava de manera regular noves llistes d’astronautes que s’incorporaven al cos d’astronautes mentre se’ls assignava una missió per viatjar a l’espai. Però el 2011, quan se retiraren els transbordadors espacials, aquests anuncis s’aturaren i no ha estat just fins el 2020, amb la represa dels vols espacials tripulats mitjançant les naus Dragon de la companyia privada SpaceX, quan han tornat a produir-se noves incorporacions d’astronautes.

El passat 09 de desembre de 2020, la NASA feu un anunci un tant especial. No se tractava de la incorporació de nous astronautes, sinó del nomenament dels astronautes que passaran a formar part del programa ARTEMIS, que retornarà els vols tripulats cap a la Lluna, més de 50 anys d’aquells únics, fins ara, primers vols del programa APOLLO.

Si recordem, el programa APOLLO permeté que 12 astronautes, tots homes, i tots de raça blanca, trepitjaran sòl lunar del 1969 al 1972, però el programa ARTEMIS pretén retornar al nostre satèl·lit natural i portar UN home i LA PRIMERA DONA a la Lluna.

Per aquest motiu, dels 18 astronautes seleccionats, 9 són homes i 9 són dones.

D’entre elles, en sortirà la primera dona a viatjar i a trepitjar la Lluna l’any 2024.

Aquests són els seus noms llistats per ordre alfabètic:

-          Kayla Barron, 33 anys. Novella.

-          Christina Koch, 41 anys. Ostenta el rècord de permanència seguida a l’espai per una dona amb 328 dies a l’Estació Espacial Interancional (ISS, per les seves sigles en anglès).

-          Nicole Mann, 43 anys. Novella.

-          Anne McClain, 41 anys. 204 dies a l’espai (ISS) a la seva primera missió espacial.

-          Jessica Meir, 43 anys. 205 dies a l’espai (ISS). Formà part de la primera sortida extra-vehicular de dues dones a l’espai juntament amb Christina Koch.

-          Jasmine Moghbeli, 37 anys. Novella.

-          Kate Rubins, 42 anys. Dues missions espacials de 115 dies i 57 dies de permanència a la ISS.

-          Jessica Watkins, 32 anys. Novella.

-          Stephanie Wilson, 54 anys. Veterana de tres missions espacials dels transbordadors Shuttle a la ISS amb un total de 43 dies a l’espai.

 

Antoni RIGO

President de la Comissió d’Astrofilatèlia de FESOFI

sábado, 6 de marzo de 2021

22/03/2021. EMISIÓN DE SELLOS DE CORREOS CON TEMÁTICA BALEAR

El próximo día 22 de este mes Correos emitirá una hojita bloque con temática balear, a continuación todos los datos sobre la misma.

«Gastronomía. D.O. Protegidas Illes Balears.- 2021. Queso Mahón Menorca y Oliva de Mallorca»

El día 22 de marzo de 2021 se emitirá una Hoja bloque denominada «Gastronomía: D.O. Protegidas Illes Balears». La hoja bloque consta de dos sellos de correo dedicados, respectivamente, al «Queso Mahón-Menorca» y «Oliva de Mallorca».

Características Técnicas:

– Procedimiento de impresión: Offset.

– Soporte: Estucado, engomado, fosforescente.

– Dentado de los sellos: 132/4 (horizontal) y 131/4 (vertical).

– Formato de los sellos: 40 x 30 mm (horizontales).

– Formato de la Hoja bloque: 133 x 99 mm (horizontal).

– Efectos en pliego: Hoja bloque con dos sellos.

– Valor postal de cada sello: 3 €.

– Tirada: 140.000 Hojas bloque.


jueves, 4 de marzo de 2021

LOS 4 PRIMEROS BUZONES EN LAS CALLES DE PALMA

 

Por José Ivars Ivars

Divulgador e Investigador Filatélico

 

 

Los buzones de correos han formado y forman parte del mobiliario urbano de nuestras ciudades, aunque tienden a ir desapareciendo y más pronto que tarde se convertirán en simples recuerdos, simples elementos desaparecidos de la cotidiano, meros objetos que algún coleccionista atesorará si dispone de espacio para ello.

 

Las primeras referencias escritas que se conocen y que hablan de la instalación de los buzones (ó rejas) en las Oficinas Principales de Correos, data de mediados del Siglo XVIII. Se crean con el fin de que los usuarios del correo puedan echar las cartas en aquellos novedosos depósitos de almacenaje de cartas (pliegos en aquella época), y con ello evitar la desconfianza que la población tenía al respecto de extravíos en los envíos al entregar las misivas en mano.

 

Fruto de aquella primera ordenanza publicada en los Anales de Correos de 1762, es el buzón más antiguo de España que se conserva, ubicado en la ciudad vallisoletana de Mayorga, y que data de 1793, según la inscripción grabada que aparece en el mismo.

 

Con la llegada de la reforma postal que estableció el sello como pago previo en el envío de la correspondencia, hecho acaecido en España en 1850, y numerosas mejoras en el servicio postal que se establecieron, la mayoría de las ciudades en España vieron como se incrementaba notablemente el número de correspondencia que se enviaba y recibía.

 

Tarjeta postal de época. Detalle del Paseo del Borne

La ciudad de Palma se encontraba dentro de esas ciudades que vivieron a mitad del siglo XIX, un cambio social y económico sustancial, lo que hizo necesario que el servicio postal mejorase a la par. Y fue un clamor popular de palmesanos y palmesanas, el exigir que además del buzón ubicado en la Oficina Principal de la ciudad, se instalasen otros en estratégicas zonas de la ciudad.

 

Diario El Correo de Mallorca (28.01.1859) dando cuenta de los trámites realizado por el Administrador Principal de Correos de Palma para la colocación de los primeros buzones

En 1858 (1) la ciudadanía de Palma entendió que puesto que “…esta ciudad está unida a los pueblos de la isla por medio de un correo diario, creemos llegado el caso de solicitar una mejora…”. Esta insistencia de la ciudadanía de Palma de Mallorca en la necesidad de incorporar buzones en las calles, la recogió su Administrador Jefe de Correos que por aquel entonces era D. Juan Bautista López, quien con fecha de 29 de enero de 1859 (2) afirma haber realizado la pertinente solicitud a la Dirección General de Correos para la instalación de 4 buzones subalternos, proponiendo se ubiquen en (sic):

 

1.     La plazuela inmediata al Borne, fronteriza con el edificio   que ocupa la Tesorería de Hacienda.

2.        El centro de la Rambla frente a la calle de las Huertas.

3.        En la Plaza de San Antonio.

4.        En la plazuela de Montesión.


Detalle de la noticia publicada en el diario “El Mallorquín” (08.04.1859), dando cuenta de la instalación de los buzones. A pesar de que se indica la fecha del día 8, el público no pudo hacer uso de ellos hasta el día siguiente
 

En realidad, estas ubicaciones no eran precisamente las que la población demandaba tan insistentemente, pero todo quedó resulto cuando el día 9 de abril de 1859 (3), la ciudad de Palma de Mallorca veía instalados sus primeros 4 buzones de correos (sin contar el que ya tenían desde inmemorial en la Oficina Principal de Correos). Y la ubicación que Correos designó para cada uno de ellos fue la siguiente (4):

 

1.  En el Borne de Santa Clara. Estanco del Nº 55.

2.  En la plazuela de la Paz. Estanco situado en el Nº 2.

3.  En la plazuela de Mercadal, Estanco en el Nº 5

4.  Cerca del Estanco de la Rambla (contigua al Huerto del Sol).

 

Lógicamente se establecieron unos horarios de recogida que los usuarios debían aprenderse para que sus misivas pudieran ser recogidas en la hora establecida para que pudieran circular tanto entre islas como hacía la península. Este horario establecía que la correspondencia se recogería siempre “…una hora antes…” de las salidas de los vapores y del correo interior establecido en toda la isla.

 

Los correos que tenía establecida la isla para entonces era: Los lunes a las 8 de la mañana el vapor-correo hacía Valencia, los miércoles a las 16 horas el vapor-correo hacía Barcelona, y todo el correo interior cada día a las 14 horas salvo los jueves que se expedía a las 19 horas.

Pero una vez ubicados estos primeros 4 buzones, la cosa parece no fue del agrado del personal. Desde la Oficina Principal de Correos de la ciudad, se esperaba que estos fuesen como los que por aquel entonces ya se estaban estableciendo en muchas ciudades, buzones que según describe la prensa de la época (5), eran de metal y sujetos por esbeltas columnas del mismo material, cuya decoración no afeaba allí donde se pusieran. Por el contrario los que llegaron a Palma eran “…un cajón de madera, colgado de la pared y pintado de almagre con unas letras en ocre…”. La prensa los tildó de “Trastos de mal gusto”.

 

A pesar de que hablar de filatelia puede que no tenga mucha relación con el tema de hoy, los primeros buzones callejeros de la ciudad de Palma de Mallorca, conocer la historia de nuestro Correo es siempre de ayuda para entender la evolución que este ha tenido hasta llegar a nuestros días, y a su vez rescatamos del olvido estos objetos cotidianos que algún día solo será posible encontrarlos en museos y hemerotecas fotográficas.

 


 

Notas:

 

1.    Así consta en El Correo de Mallorca del viernes 3 de diciembre de 1858.

2.    El Correo de Mallorca de 28.01.1859 (pág. 1).

3.    Noticia publicada en el diario “El Mallorquín” de fecha 08.04.1859, que no los llama buzones, sino “cajas buzones”.

4.    Al citar los estancos, se refiere que Correos eligió ubicar estos buzones cerca de estos establecimientos que por aquellos días eran quienes vendían los sellos de correos.

5.    El Correo de Mallorca de 11.04.1859.