Pàgines

domingo, 4 de julio de 2021

LA PRENSA DE MENORCA PREOCUPADA POR EL REVERSO DE LOS SELLOS

 Por José Ivars Ivars / Divulgador e Investigador Filatélico


La invención del sello como pago previo en el envío de la correspondencia allá por el año 1840 en Inglaterra, y posteriormente en todo el mundo, no solo cambió el concepto que se tenía por entonces de remitir una carta por el correo donde lo habitual era que abonase quién la recibiera, y la tarifa aplicada sería en función de la distancia recorrida y el peso del envío, sino que además la gente de la época tuvo que habituarse a utilizar un nuevo “objeto” que no era de lo más cotidiano: el sello postal.

No fue poca la prensa de la época que desde que apareciese el primer sello en España en 1850, se ocupó de dar cumplida información al respecto de su uso y características, para con ello ir habituando a la ciudadanía en su uso, que si bien no fue obligatorio en los primeros años para el envío de cartas y documentos por correos, si lo sería ya a partir del 1 de julio de 1856.

Pero no solo se preocupó la prensa de que se supiera qué hacer con un sello frente a donde colocarlo en una carta (pliego), de las tarifas que iban modificándose casi año tras año, etc., sino que algunos periódicos de la época le dieron la vuelta al sello y buscaron que había en esa cola o pegamento que hacía que con humedecerlos con saliva se adhirieran casi por obra de magia al sobre, sin desprenderse en todo el trayecto.

 Recorte de prensa de fecha 14.08.1875 de EL BIEN PÚBLICO. Archivo Ifac Filatélico

Así tenemos, y por poner un ejemplo de los muchos que las hemerotecas nos ofrecen, que el rotativo mahonés El Bien Público (1873-1939), en su edición de fecha 14 de agosto de 1875 (página 4), inserta un interesante artículo en el que advierte al lector del peligro que encierra la goma en el reverso de los sellos.

Concretamente hace referencia a “…los nuevos sellos de correo que con el busto del rey don Alfonso XII acaban de emitirse en primero de agosto de 1875…”, primeros sellos del reinado de Alfonso XIII (Edifil 162-171), y que según el artículo además de llevar una numeración de posición del sello dentro del pliego  de 100 sellos en el reverso para evitar su falsificación, su reverso puede ser peligroso para la salud.

Los sellos en cuestión se realizaron en un papel azulado que al parecer la mezcla de este tinte con el mucilago producido por la goma al humedecerla, producía (tal vez sigue produciéndolo 146 años después) “…un germen de un tóxico…”. Es de imaginar que la noticia, que como bien indica el rotativo mahonés fue publicada en diferentes medios escritos, causase cierta preocupación entre los usuarios del correo. Aunque al menos no ha trascendido que por usar estos sellos, nadie resultará perjudicado de salud. Lo que si hace el periódico es aconsejar no humedecer los sellos con la lengua, algo que hoy en día parece que ya asimilado también y más tras la situación COVID-19 que estamos viviendo.

Y para matizar esta antihigiénica práctica a la hora de pegar los sellos en las cartas, el periódico hace referencia al Dr. Thebussem y su trabajo sobre “Los Pegamentos en los Timbres”, dando algunos consejos que el propio gaditano ya menciona, y donde uno de ellos aconseja “…que lo más higiénico es mojar el dedo en agua (…) y de esta forma humedecer la parte que se vaya a adherir del timbre…”.

Para ilustrar aun mejor el artículo, se citan varios ejemplos sobre el reverso de los sellos y las gomas o pegamentos utilizados por entonces, algunas de las cuales han causado ciertos problemas de salud entre los usuarios. Así tenemos el caso de Suecia que a con sus primeros sellos decidió añadir acíbar (sustancia muy amarga) a la goma en los sellos, para que su mal sabor hiciera imposible el uso de la lengua para humedecer los sellos.

Alemania. Tiempo de postguerra. Niños dispuestos, por 5 Pfgenning, a mojar los sellos obtenidos de la máquina.

O por el contario, el hecho de que en Dinamarca lo que se añadiera a la goma fuese “azúcar candi” que daba un mejor sabor a la goma, lo que hacía que muchos niños se comieran los sellos como golosinas. ¡No hay mal que por bien no venga!

Existen otros casos no citados en el periódico que nos hacen entender lo preocupante del tema. Se conoce un caso en Gran Bretaña, donde en 1872 en la ciudad de Nottingham un buen doctor recibe una consulta médica por vía postal, donde el supuesto paciente le incluye dos sellos para que su respuesta no le costase al doctor penique alguno. Pero resultó que los sellos, llevaban cierta sustancia en su reverso que al humedecerlo con la lengua le produjo cierto malestar. El sello no usado, fue puesto a disposición de la policía británica que determinó un posible intento de asesinato contra el doctor.

Como vemos, hasta el reverso de los sellos hace que esta ciencia llamada filatelia, sea un pozo sin fondo de curiosidades que la prensa de la época se ocupó de ir contándonos para deleite de los que hoy gustamos de mirar las hemerotecas.

1 comentario:

  1. ¡Saludos!
    Gracias por prestar atención a mi aviso.
    Por su importancia, este aviso está subvencionado para que llegue a la persona adecuada.
    Soy Ana María, de Tarragona, almirante jubilada, en cuidados intensivos por enfermedad.
    Por esta enfermedad y por lo que revelan mis exámenes médicos, mi supervivencia es limitada.
    Al no tener familia, mi padre eclesiástico y guía espiritual me recomienda dar mi herencia para obtener el favor divino por las actividades en las que me he involucrado durante mi carrera.
    Para ello, deseo colocar a mi bichón Mila, que ha sido la alegría de mi vida durante los últimos años, con una familia, y una suma de 317.000 euros que, además de proporcionar los cuidados necesarios a Mila, se utilizará para ayudar a los niños pobres y a las personas sin hogar.
    Para ayudarme a cumplir esta misión, me gustaría pedir a quien esté interesado que se ponga en contacto conmigo por correo electrónico para mantener una conversación franca y honesta.
    Muchas gracias.
    anamariajulio38@gmail.com

    ResponderEliminar